Project Description

La joven de porcelana

Ella caminaba con paso apresurado por la Universidad de Concepción.

Estaba ya, un poco trizada por las penas y rabias que había tenido durante la semana.

A mitad del camino se quebraron sus manos.

Él lo vio todo. Se acercó a ella: -Disculpa ¿necesitas ayuda? –Ella asintió lentamente.

Aquel chico desconocido le ayudó con mucho cuidado a juntar sus pedazos rotos de porcelana que yacían en el suelo.

Ella le dio las gracias y se fue a paso lento.

Ya no había prisa por llegar.

Llegada a su destino rompió en llanto y terminó de quebrarse por completo.

María Benedetti

Comentarios

Revisa otros cuentos