Project Description

I Love ME

Antes de “ayudándote a sentir” escuchó “de luto hasta la muerte”… y se lo dijo su madre. 25 años después creía que la soledad era su cruz. Un día, al lado del local en el centro de Concepción donde trabajaba haciendo aseo, se instaló un sexshop que en su vitrina exhibía juguetes que todos los días, al regresar a su pieza, llamaban su atención. Cuando escuchó en la radio la alegría que experimentaba una anciana con su juguete, quiso copiarla: compró uno, lo ocultó en su bolso Bellota, regresó a su pieza, olvidó la culpa y se enamoró de sí.

Dago Flores

Comentarios

Revisa otros cuentos