Project Description

El visitante

Como todos los sábados cruzó a paso firme La Pólvora. Un par de veces se preguntó si cambiar de recorrido y, ¿para qué? Infinitos son los autos y edificios que hoy le acompañan.
Disminuyó su paso al ingresar en la gran bóveda, aunque era habitual verle en este sitio, saludó tímidamente al encargado, LOS OJOS DE GONZALES CAMARENA LO OBSERVABAN mientras encogía sus callosas manos.
Abrió la puerta del trece, saludó al bohemio pintor y en cada cuadro se internó. Ahí estaba su infancia, su Chile, que un día fue campesino y hoy se viste de frac.

Cristóbal Sánchez

Comentarios

Revisa otros cuentos