Project Description

Salud

En casa, en Cerro Amarillo,

mientras escribía le tronaba la espalda al grillo,

el chispeo del encendedor marcaba el compás

de un “ya sabrás a lo que vengo cuando vengo.”

Aquiles Bailoyo hizo un salud,

por la simple gratitud,

por el conocimiento y la ineptitud,

por el entendimiento y las ganas de entender.

Porque el juego constante nos ayuda a ver.

A ser de esos que leen los mensajes

y dejan que a la mente le hagan masajes

a ver si así se acomodan los cables

y recordamos por arte de magia  que nos conocemos de antes.

Salud.

Dani Vill4lok

Comentarios

Revisa otros cuentos